Aprende a hacerle sexo oral a un hombre - Hagale Pues
Header Hágale Pues
Retroceder   Hagale Pues » Foros de conversación » Educativo » Sexualidad
Portal Foro Temas de Hoy Registrarse Buscar




Aprende a hacerle sexo oral a un hombre



Respuesta
Herramientas
Antiguo 28/04/11, 23:47:43   #1
Usuario Master
 
Avatar de jenifer
 
Fecha de Ingreso: ene 2009
Ubicación: Bello
Mensajes: 4.619
Temas: 240
Has agradecido: 116
Has sido agradecido 249 veces en 133 mensajes
Poder de Credibilidad: 250
jenifer tiene una reputación que sobrepasa la famajenifer tiene una reputación que sobrepasa la famajenifer tiene una reputación que sobrepasa la famajenifer tiene una reputación que sobrepasa la famajenifer tiene una reputación que sobrepasa la famajenifer tiene una reputación que sobrepasa la famajenifer tiene una reputación que sobrepasa la famajenifer tiene una reputación que sobrepasa la famajenifer tiene una reputación que sobrepasa la famajenifer tiene una reputación que sobrepasa la famajenifer tiene una reputación que sobrepasa la fama
Reputación: 10417
Predeterminado Aprende a hacerle sexo oral a un hombre

ÉSTO ES UN GRAN ARTÍCULO, SI LES INTERESA ESPERO QUE LEAN ATENTAMENTE Y OPINEN

Los franceses llaman al orgasmo “la muerte pequeña”. Una descripción acertada para una de las experiencias que sugiere esta intuición –metáforas incidentales-, no una descripción de la intuición por sí misma. ¿Cuál es el secreto del buen sexo oral? ¿O mejor dicho, de una buena mamada? La respuesta puede parecer imposible, pero habiendo dado y recibido sexo oral por una buena parte de mi vida, entiendo la importancia de la pregunta y elaboraré mi respuesta, basándome desde mi experiencia.

La pregunta ha sido formulada desde que existen palabras para denominar las partes del cuerpo involucradas y todavía no hay una respuesta satisfactoria. Si bien es cierto que manuales de sexo enteros han sido escritos con capítulos, secciones y volúmenes enteros acerca del acto del sexo oral, los hechos importantes explicados en estas “enciclopedias de la técnica”, sólo equipan al lector con una línea de puntos específicos para seguir, donde incluso la improvisación artística es necesaria.

Un llamado al sentido común nos diría que “simplemente pregúntale lo que le gusta, tiene más errores de los que pensaríamos por el simple cliché. Esto por dos razones: primero, un hombre es incoherente con frecuencia en el momento de revelar las cualidades que hicieron al sexo oral satisfactorio. Segundo, si un hombre tuviera una rigurosidad casi científica y pudiera expresarse con claridad después de un sexo oral increíble, tendría una especie de miedo que prevendría que se revelara la verdadera profundidad de su conocimiento.

¿A qué me estoy refiriendo? Un hombre que puede ser instructivo en enseñarle a su compañera su técnica favorita, capaz de llevarlo a nuevas alturas de éxtasis a través del sexo oral, esconderá lo que sabe por miedo. ¿Miedo a qué?

Según mi amplia experiencia empírica en el campo del sexo oral a un hombre, encuentro que el tipo de conocimiento que te ayudará, que no encontrarás en las enciclopedias de la perversión, ni lo descubrirás interrogando a tu amante es el siguiente: si él sintió un buen sexo oral y sospecha que llegará a un nivel más alto de sesión en sesión hasta llegar a “la mamada perfecta” que lleva a un sexo aún mejor, tendrá miedo de las siguientes situaciones:

1. Temerá ser, o sentirse poseído.
2. Temerá causarte daño físico.
3. Temerá al dolor.
4. Temerá a la muerte

Explicaré una por una. Todos los animales, incluidos los humanos, tienden a acercarse al placer y a alejarse del dolor. El placer y el dolor son los reportes que nuestros cerebros reciben del ambiente que nos rodea, para instruirnos y guiarnos por la vida, de manera que preservemos la supervivencia y la propagación de los genes que trabajaron tan duro para darnos la capacidad de sentir placer y dolor.

Debido a la sofisticación del cerebro humano, los humanos anticipamos el placer y el dolor, creamos escenarios imaginarios y especulativos y hacemos análisis de costo/beneficio para maximizar la felicidad a corto y largo plazo y minimizar el dolor correspondiente.

El mejor ejemplo de esto, es el de los animales de laboratorio que tienen electrodos implantados en sus cerebros, que directamente estimulan los centros de placer. Estos animales presionan una palanca que continuamente activan estos electrodos y les dan placer. Eventualmente abandonan todo, incluyendo la alimentación, sólo por buscar el placer, lo que lleva a su colapso eventual y la muerte.

Esto es repetido en los seres humanos, en comportamientos de autodestrucción de (por ejemplo) los bulímicos, cleptomaníacos o adictos a la heroína. ¿Qué haría un adicto para detener el dolor del síndrome de abstinencia? La pregunta real es qué NO haría un adicto. Es como si los monitores de placer y dolor, que han sido tan confiables en proteger el cuerpo y la mente de los peligros del mundo, hubieran sido tomados por alguna fuerza exterior hecha para “servir el diablo interior” y buscar sólo el placer.

Este tipo de posesión es la que tu amante teme, él quiere incrementar el placer que recibe de tu sexo oral, pero no más allá de las alturas que ha experimentado. No quiere descubrir que finalmente su auto control lo ha abandonado del todo. No quiere aceptar que la compleja ecuación del deseo VS. la prudencia VS. las consecuencias del placer a corto y largo plazo, han sido reducidas a un simple término.

¿Qué voy a decir? ¿Voy a gritar? ¿Voy a llorar? ¿Voy a romper algo? ¿Qué tal si hago promesas que no puedo mantener? ¿Qué es lo que deseo tanto que no estoy dispuesto a sacrificar para mantener el placer de eyacular?

El miedo en el hombre es real, pero se puede trabajar. Este miedo de los hombres involucra dos cosas: una confianza ganada y la esperanza del orgasmo. La confianza significa que el hombre debe creer que no importa lo que diga o lo que haga en el momento de la excitación extrema, aún si pierde el control y se le viene la sangre por la nariz o le pega un puño a la pared, las consecuencias serán menores y la que da el sexo oral no reaccionará con repulsión, miedo o rabia.

Míralo a los ojos y dile con mucha claridad: “no tomo muy en serio cualquier cosa que me digas mientras te lo estoy chupando”. Esto le quitará un poco de presión al asunto. También es mejor premiarlo con el sexo oral en un lugar donde hay poca posibilidad de daño físico o a objetos de valor que puedan dañarse con algún movimiento de brazos, y que tenga la posibilidad de gritar sin ser un problema con los vecinos.

La segunda forma de lidiar con este miedo es demostrándole a tu amante que eres capaz de darle un orgasmo sólo con tu boca. No tiene que ser el mejor sexo oral que haya recibido en su vida, o el orgasmo más explosivo que haya tenido. Simplemente es importante demostrar que tienes la capacidad de hacer llegar a tu compañero al orgasmo por medio del sexo oral.

El segundo miedo está muy relacionado con el primero, porque es más difícil entenderlo. Es el miedo que tiene tu amante de hacerte daño o golpearte en algún punto en el momento del sexo oral. Estamos hablando de perder el control, de volverse un animal: tal vez te levantará de la cama, te tirará contra la pared y te apretará con sus piernas tan fuerte que hará que se te rompan las costillas; hablo también de contracciones involuntarias del músculo pélvico que llevan a movimientos pesados de las caderas y pueden llevar a meter su pene muy adentro de tu boca, causándote un ahogamiento, un reflejo de vómito, o incluso llevar a que claves tus dientes en su hueso púbico, algo que él no quiere que hagas. La posibilidad de estos escenarios es muy real, tal es el poder que desencadena un sexo oral practicado con ganas y pasión.

Él también teme (aunque no lo admita, incluso ante sí mismo) que una vez pierda el auto control y se entregue por completo al placer, sea capaz de, poseído por un demonio interno, por un instinto incluso, de violarte violentamente para satisfacer su lujuria. Es poco probable, dirás, que el hombre tranquilo que tienes frente a ti, al que le estás haciendo sexo oral sea capaz de volverse así. Él probablemente lo piensa también, pero se pregunta si TAL VEZ hay una línea que todavía hay que cruzar, de la cual él no sabe nada, los límites de su comportamiento y su propia lujuria inexplorada.

Tal vez encuentras esto excitante, eres una compañera de cama increíble, y quieres arriesgarte a liberar al animal salvaje en tu hombre. Pero piensa por un momento en lo queél quiere. Tal vez tiene a la bestia dentro de él. Pero tal vez la creencia de que está lejos de la maldad es preciosa para él. ¿Estas preparada para ayudarlo a sacar su lado oscuro y apoyarlo cuando su propia imagen se vea afectada con el resultado?

De lleno en el sexo oral

Mamar, chupar, sexo oral, fellatio; llámalo como quieras, hay muchos beneficios maravillosos al practicar este delicioso acto.

He descubierto, con años de práctica juiciosa, que el sexo oral te puede dar el poder de posibilidades infinitas para ser creativa y aprender dar un placer increíble. Particularmente cuando lo haces con entusiasmo, es delicioso para el que recibe, pero también para quien lo hace.

El ingrediente más importante para hacerle el sexo oral a un hombre es definitivamente la actitud. Si es algo que te disgusta, o incluso lo ves como una obligación, ni te molestes en hacerlo. No importa todos los tips interesantes que sepas, nunca darás un buen sexo oral si no tienes el deseo de hacerlo. El sexo debe ser divertido y excitante para ambos, sin importar lo que estés haciendo.

Un día, una amiga me dijo que su novio la recogía en la universidad durante una semana, ¡simplemente por recibir sexo oral a cambio! Después de reírme un rato, le recomendé que terminara la relación, ya que la pasión se había ido hace tiempo si era eso a lo que habían llegado. No subestimes el poder de tus percepciones. Si ves cualquier acto sexual, incluido el sexo oral, como sucio, repulsivo o como una carga que hay que cumplir, entonces lo será.

Si te acercas al sexo como una oportunidad de ser la diosa del sexo en el cuarto, donde tienes control completo (con su aprobación) de tu compañero, con la habilidad de hacerlo gritar por más, hasta que no se puedan parar por media hora gracias a la experiencia sexual que acaban de tener… entonces diría que estás en la actitud correcta para dar sexo oral.

Cuidado, lo último que debes hacer, es cometer el error de pensar todo el tiempo en que la técnica será la que te hace mejor amante. Recuerda que la actitud sobrepasa cualquier falta de técnica, fue el mejor consejo sexual que pude recibir en mi vida. Y a las que quieren practicar un increíble sexo oral, permítanme dar un ejemplo rápido de lo que me refiero cuando hablo de actitud:

Actitud negativa

Imagínate a tu hombre acostado en la cama. Le bajas los pantalones, como si simplemente quisieras salir de eso rápido. Abres tu boca y empiezas a subir y a bajar sin variaciones, sin pasión y en secreto, simplemente no puedes esperar a que termine. Le exiges que te diga cuando está a punto de eyacular, para que puedas quitar la cara y prevenir que ese horrible semen llegue a tu boca. Cuando él llega al orgasmo, dejas que caiga todo encima de él y luego te vas por que tienes mejores cosas que hacer.

Actitud positiva

Imagínate a tu hombre en la cama. Te acercas lentamente hacia él mientras le sonríes, manteniendo el contacto visual durante todo el tiempo. Jugando, te vas quitando toda la ropa mientras lo miras como si a duras penas pudieras contenerte, mientras lo lames y lo acaricias en todas partes donde lo tocas. Deslizas tu cuerpo hacia el de él, y ahora tus genitales están posicionados encima de su rodilla, mientras juegas con su entrepierna y área púbica. Lo acaricias con tus dedos y en sus testículos, lentamente, y lames con suavidad la punta del pene mientras lo miras a los ojos demostrándole tu deseo. Ahora, mientras lo tienes en tu mano, tomas un poco de lubricante caliente con sabor y lo aplicas en la cabeza del pene, arriba y abajo, como vertiendo chocolate en un helado que estás a punto de devorar. Lamiendo sus testículos suavemente y luego chupándolos con delicadeza, mueves tu cabeza hacia arriba y hacia abajo en su pene que ya está húmedo y resbaladizo, y usas la otra mano para apretar la base mientras rozas tus genitales contra su pierna.

Después de aplicar tus técnicas favoritas, esperas ansiosa por su orgasmo con la boca abierta, esperando que dispare dentro de tu boca o si no te importa el sabor, lo recibes en lo más profundo de tu garganta mientras le haces el amor con tu boca y dejas que su eyaculación se deslice por tu garganta. También consideras dejarlo que se venga en tus manos, o aún mejor… dejar que humedezca tus labios, cara y pecho.

La diferencia es clara. Incluso si decides darle un sexo oral “quickie” o rapidito, tu actitud te permitirá ser la mejor que ha tenido en su vida. Los hombres, al igual que nosotras, quieren sentirse deseados. Muéstrale que lo deseas, no importa el tipo de actividad sexual que tengan y lo harás de maravilla.

¿Por qué le encanta a los hombres?

La mayoría de los hombres adora el sexo oral por varias razones. Por supuesto, los hace sentir muy bien, especialmente cuando se lo hacen bien. Los hace sentir deseados y por supuesto, les hace saber que realmente los aprecias tanto a ellos como a su pene.

Pienso que muy a menudo, a los hombres se les ridiculiza por ponerle tanta atención a sus penes, sea por el tamaño o por la atención que reciben. Creo que las mujeres olvidamos que también nos enfocamos en cosas que también pueden ser percibidas como ridículas. Piensa la obsesión por nuestro trasero, de cómo se ve en ciertos jeans y vestidos, o si el alambre del brasier hace que los senos se vean bien, para recibir el piropo obligado cuando salimos o vamos de fiesta… todos tenemos la misma necesidad: ser apreciados.

¿Qué sentirá el hombre que tiene que negociar con su pareja una sesión de sexo oral a cambio de recogerla en la universidad? No sé ustedes, pero sería un golpe bajo a mi autoestima si alguien me dice que para recibir algo de sexo a cambio, tengo que esperar a que salga de clase durante una semana.

El sexo oral a profundidad: garganta profunda

“Garganta profunda” o “deep throat” en inglés, es una forma de sexo oral en la cual el pene erecto completo es llevado de la boca a la garganta. Muchos hombres reciben un enorme placer sexual de este acto, porque el pene puede ser estimulado con la boca, la lengua y la garganta de su compañera.”
Wikipedia - Deep throat / sexual act

A menudo, los hombres piensan que una experta en el arte del sexo oral, no solo será capaz de meterlo muy profundo en su garganta, sino que lo hará por la duración completa de la sesión de sexo oral. Nada puede estar más alejado de la realidad. Por supuesto, si estás cómoda con eso, entonces hazlo durante todo el rato, pero si no estás usando otras técnicas con tu boca, labios, manos y dedos, entonces estás dando probablemente un sexo oral aburridor.

El placer del sexo oral profundo, es creado por la úvula, que presiona el frenillo del pene y las contracciones de “tragar”, que masajean perfectamente la corona. Traducción: tu garganta es un ambiente apretado, cálido y húmedo… un lugar muy placentero para un pene. La profundidad promedio de la cavidad bucal es de 7 a 10 centímetros y la talla promedio de un pene erecto es de 12 a 15 centímetros; nadie dijo que iba a ser fácil, lo cual nos lleva a…

…Asuntos de respiración. Si estás practicando sexo oral profundo con tu compañero, entonces seguramente te estás cortando el suministro de aire por ciertos períodos de tiempo. Aprender a respirar por la nariz, o a tomar descansos usando tus manos, es un buen método para asegurar el flujo de estimulación en su pene.

Remedios para las contracciones de la garganta

Algunas mujeres tienen problemas controlando el reflejo natural de la garganta, las contracciones, cuando están dando sexo oral. A todas nos ocurre, incluso a las más experimentadas, no hay de qué preocuparse. Un truco es usar spray para aclarar la garganta o incluso crema dental para “dormir” la parte trasera de la garganta y que sea más fácil el sexo oral profundo y tragar. Sin embargo, el mejor acercamiento, es dejar el miedo a ahogarse. Piensa en todos los traga-espadas que se meten esa hoja afilada por su garganta… si algo es cierto, ¡es que no lo hacen tensionando los músculos de la garganta!

Recuerda, un sexo oral memorable no es simplemente realizar movimientos rutinarios de la cabeza o acerca de penetrar profundamente la garganta. Hay muchas facetas divertidas, que incluyen lamer, besar, usar las manos y hasta frotar ese delicioso pene en tu cara, cuello, pecho y donde quieras. Esto dará una increíble estimulación visual, aparte de sentir su pene pulsante y duro sobre ti.

Estrategia mano-boca

Una de las mejores formas de dar sexo oral también incluye tus manos. Esta técnica es importante cuando tu boca está cansada, o se están activando las contracciones de tu garganta, o si el hombre está bien dotado y tener sexo oral profundo es un reto difícil.

Agarra el pene usando toda tu mano y deja que el dedo meñique descanse en su hueso púbico. Entonces, al mismo tiempo, métete el pene en la boca y empieza a subir y a bajar, al mismo tiempo que subes y bajas con la mano. Esto le dará la sensación de “garganta profunda” (sexo oral profundo). Con diferentes combinaciones usando ambas manos, o la boca, ¡tienes puntos adicionales por creativa!




__________________
((PaPeLeTa sTyLe!!))
.Sejmet.

MeDiNa VerDoLaGa!!


Amor Y Rap Es Tódo Lo Que Necesito!!

FUCK YOU QUE LLEGÓ LA POSTRE, SIEMPRE PRESENTE!!♫

NUNCA OLVIDES DAR LAS GRACIAS
jenifer esta offline   Responder Con Cita
Respuesta

Etiquetas
aprende, hacerle, hombre, oral, sexo


Usuarios activos actualmente viendo este tema: 1 (0 miembros y 1 visitantes)
 
Herramientas
Desplegado



El uso horario es GMT -5. La hora actual es: 22:15:21
Powered by vBulletin™ Version 3.8.6
Copyright © 2014 vBulletin Solutions, Inc. All rights reserved.
Traducción por vBHispano
vBulletin Skin by CompletevB
HagalePues.Net 2008 - 2014
SEO by vBSEO ©2011, Crawlability, Inc.