La infidelidad de mi karen segunda parte - Hagale Pues
Header Hágale Pues
Retroceder   Hagale Pues » Foros de conversación » Zona xXx » Relatos Eróticos
Portal Foro Temas de Hoy Registrarse Buscar




La infidelidad de mi karen segunda parte


­
Respuesta
Herramientas
Antiguo 10/02/11, 09:25:09   #1
Usuario Nuevo
 
Fecha de Ingreso: ene 2011
Ubicación: Medellin
Mensajes: 16
Temas: 7
Has agradecido: 0
Has sido agradecido 14 veces en 9 mensajes
Poder de Credibilidad: 0
Jdederle es un nombre conocido por todosJdederle es un nombre conocido por todosJdederle es un nombre conocido por todosJdederle es un nombre conocido por todosJdederle es un nombre conocido por todosJdederle es un nombre conocido por todos
Reputación: 600
Predeterminado La infidelidad de mi karen segunda parte

SEGUNDA PARTE:
Me hallaba en una encrucijada, tenía que pensar rápido, no tenía manera de interceptar las llamadas que el individuo le hacía a Karen a su celular, por lo tanto no podría enterarme de cómo, cuándo y dónde, iba a ser su encuentro y lo que iría a pasar. Caminaba como león enjaulado devanándome los sesos, hasta que se me ocurrió improvisar.

Busqué entre mis cosas y al fin encontré lo que me podría ayudar: Una grabadora mp3 que había comprado para el último curso de actualización que había hecho. Parecía perfecta para mi plan: pequeña, delgada, liviana. La conecté al PC y la dejé limpia, era la hora de probar si era verdad que era capaz de grabar hasta 10 horas seguidas. Luego vendría la parte difícil: colocar este adminículo en el bolso de Karen, ¿Pero en cuál de todos?. Respiré profundo, me serené y empecé a sacarlos hasta que: Aaaaauuu!, el preferido para ocasiones especiales me cayó en la cabeza. Me la jugué y empecé el proceso. Caramba que bien hecho estaba ese bolso, no les cuento el trabajo que me costó descoser el forro interno y camuflar mi mp3 en el fondo, porque lo que sí fue difícil fue coserlo y dejarlo como nuevo. Por fortuna, mi habilidad manual es legendaria. (Un consejo: no hagan esto con una mujer detallista y obsesiva con sus cosas, se va a dar cuenta). Yo sabía que Karen es de las que echan todo lo que necesitan en el bolso quedando éste todo revuelto, así que cualquier bulto de más pasaría desapercibido.

Esperé con ansias la noche.

Conociéndola como la conozco, yo sabía que ella no le iba a aceptar al Leon ninguna cita ese día, porque había salido con su ropa normal de todos los días y no había ido a arreglarse el cabello y para ella la primera impresión es muy importante.

A las 8 PM llamó mi esposa para decirme que tenía que comprarse algo de ropa porque al día siguiente, a las 3PM, tenía que asistir a un curso obligatorio, en su trabajo y ella no tenía nada de ropa, además no podía repetir vestido delante de sus compañeras y además, bla bla bla bla bla, excusas, tras excusas, tras excusas, como por 5 minutos, así que llegaría tarde. Yo rogaba: -Que no compre bolso, que no compre bolso-.

Al fin llegó como a las 11PM (que almacén está abierto hasta esa hora?), la recibí como siempre con un beso y un abrazo muy cálidos y le “ayudé” con sus paquetes, al mismo tiempo que intenté mirar dentro. Ella me los arrebató, pero alcancé a ver un vestido amarillo y algo más en una bolsita(interiores?).

Para mi alivio, no había comprado bolso.

Me dijo voluptuosamente: -No mires, mañana en la noche me lo verás puesto y verás la hembra que tienes como esposa- (Vaya, primera vez que oía a mi esposa decir una frase así. Lo máximo que podía sacar uno de su boca era un tímido: -¿Estoy linda?- o -¿Me veo bien?-).

Nunca olvidaré (aunque quiero y debo), la cara desafiante de Karen que decía: Mañana voy a hacer lo que se me dé la gana y ni tú, ni nadie me lo podrán impedir. Ella debió notar mi estupor, porque inmediatamente la cambió a su habitual: carita-de-ángel-no-mato- ni-una-mosca-soy-una-niña- inocente-tu-eres-el-único-hombre-en- mi-vida.

Para mi sorpresa o más bien para aumentar mi angustia, esa noche no hubo e-mail ni messenger. lo cual quería decir que todo estaba ya perfectamente planeado.

Otra noche de insomnio y auto tortura pensando: -Pero qué carajo hice mal!, donde, cuando, cómo metí la pata!, Tantas amigas que tuve en la U!, porque no me fijé en fulanita, porque no le hice caso a tal otra, que me echaba los perros todos los días!, porque tenía que haberme enamorado de Karen!, porqué me enamoré tan ciegamente!

Jóvenes, un consejo de este viejo: Disfruten la vida, no se tomen el amor tan en serio, diviértanse lo que más puedan sin dañar a otros y lo más importante: Sean honestos con su pareja de principio a fin. Así, cuando sean viejos, podrán mirar a su pasado y esbozar una sonrisa.

Llegó el día D, que misión imposible ni que nada, Karen seguía dormida ( o se hacía) mientras yo me arreglaba para ir a trabajar, un besito tierno en su boquita roja y perfecta y un: –Que te vaya bien en tu curso hoy mi amor-. Ella respondió con un: -Te quiero- somnoliento. En mi cabeza se arremolinaba un árbol de decisiones gigantesco con el cual no debía quedar cabo suelto. Mientras manejaba hacia el trabajo me la imaginé levantándose de un salto de la cama, como es su costumbre, agarrando una toalla, desnudándose y caminar así por toda la casa buscando su ropa (esa era mi parte favorita de la mañana), y entrando al baño a darse un largo y concienzudo baño, luego saldría, se pondría su sudadera blanca e iría donde su peluquero favorito.

Este tipo era capaz de dejarla aún más bella, pues no solo la peinaba o le hacía un corte perfecto sino que además la maquillaba como una diva. Calculé que en este itinerario llegaría a la casa alrededor de las 2PM, así que a la hora del almuerzo me escapé, conduje cual Schumacher y llegué a la casa a la 1PM entré con cuidado, teniendo mi excusa preparada de antemano en la punta de la lengua.

A veces me sorprendo de lo bien que conocía a Karen, efectivamente no estaba, entré a nuestro cuarto y allí en nuestra cama, estaba extendido con primor, un vestido amarillo estampado, de una tela delgada que seguramente le resaltaría su cintura y sus caderas, le llegaría como por las rodillas dejando ver sus bien torneadas piernas y con un escote en “V” bien pronunciado que dejaría ver mucho de sus pechos. En el piso, estaban sus zapatos altos con visos dorados, que combinaban perfectamente con ese vestido. Al lado del vestido también primorosamente extendidos estaban unos interiores nuevos blancos, el sostén era de encajes, de esos que prácticamente dejan ver todo lo que hay debajo y el pantaloncito era lo más pequeño que yo había visto en el ajuar de mi esposa, pues ella siempre se compraba de esos que llaman “cacheteros” o algo así, yo les llamaba: “mata pasiones” pues siempre tapaban demasiado para mi gusto, aunque a ella le quedaran de infarto.

El dichoso interior prácticamente era una tanga, un pequeñísimo triángulo primorosamente bordado y el resto eran unas cintas para sostenerlo en su lugar, no pude evitar que un bulto creciera en mis pantalones, por el solo hecho de imaginar a esa Diosa en semejante atuendo, hasta que se me ocurrió mirar dentro de una bolsita que había más allá. No lo podía creer, era un baby doll de lo más precioso, negro, con muchos encajes, de los que se atan al cuello con una cinta que nada más jalarla se cae todo al piso, acompañado de otra tanga, negra, aún más pequeña y preciosa que la blanca (Una vez le compré uno y nunca se lo puso. –Tú me quieres ver vestida como una prostituta?- me gritó). Estaba todo dicho, mi Karen iba a matar.

Tuve que sacudir fuertemente mi cabeza para salir de mi estupor y centrarme nuevamente en lo que me había traído furtivamente a mi casa, guardé el baby doll exactamente como estaba y fui a por su bolso. (Otra sorpresita de mi Karen: llevaba un paquetes de ¡SEIS! condones en el bolso, caramba que bueno que piensa cuidarse de cualquier infección que tenga ese infeliz pero, ¡seis condones!. Mi niña inocente y mojigata iba dispuesta a secar a ese pobre diablo.

Volví a lanzar una patada a la cama (esta vez con la otra pierna), para desahogar mi impotencia y frustración, y además emparejar el dolor de mis pies, esto me hizo reaccionar otra vez y encendí el mp3 a ciegas y también a ciegas lo puse en modo de grabación. Rogando porque lo hubiera hecho bien, salí a hurtadillas de mi propia casa, a mi trabajo, esta vez conduje despacio, coloqué canciones de salsa que iban de acuerdo con mi estado de ánimo y las iba cantando a voz en cuello y con los ojos a punto de estallar en lágrimas. (Las recuerdo todas, empecé con: "Me Fallaste", de Eddie Santiago y así por el estilo.

Sobra decir que llegué tarde y que ese día no rendí para nada, pero total, ya no me importaba nada, los regaños de mi jefe ni siquiera los escuché, quien sabe que cara tendría yo, que luego de un rato de amonestaciones el jefe me mandó para la casa. Salí como un zombie y conduje sin querer llegar, ya no tuve ánimo ni de poner canciones, total que me demoré como dos horas en un trayecto que usualmente no me tomaba más de media hora. Respiré profundo, entré el carro al garaje y subí a mi cuarto.

Eran las 8PM y Karen no había vuelto. –Estarán en lo mejor- me dije. Tomé una ducha larga y me acosté en la cama a hacer zapping con el TV y no sé en que momento me dormí.

Me despertó un beso húmedo y cálido, entre sueños lo recibí con agrado, pero al despertar por completo inmediatamente me separé. Frente a mí estaba una mujer desconocida para mí, se veía imponente, con sus zapaticos altos que la hacían ver más elegante, el vestido que efectivamente se ajustaba a su figura espectacular tal y como lo había imaginado, sus palpitantes pechos que querían escapar de ese escote alcahuete, del maquillaje que le habría hecho su peluquero, no había nada, pues solo tenía el maquillaje que ella se hacía cuando estaba apurada, lo cual desentonaba con el atuendo, y de su peinado que debió ser espectacular solo quedaba un cabello revuelto, peinado a la carrera sin mucho éxito. Eran apenas las 9PM. (¡¿porque volvió tan temprano?!)

Ella se sorprendió ante el rechazo y su carita reflejó culpa, se le agrandaron los ojos así como sus pupilas y hasta alcancé a atisbar terror en ellos. –Es que me sorprendiste- Le dije. –Caramba mi Reina que hermosa te ves, eres una Diosa, me imagino que todo el mundo te echó piropos, Ah?-comenté. –Noooo, para nada, nadie me dijo nada- replicó ella. –Ay, estoy tan cansada que me voy a duchar y a dormir enseguida-. Dicho esto, entró al baño y yo aproveché para mirar su bolso. Del baby doll y los preservativos no había ni rastro. (¿Lo botaría o aprovechó que estaba durmiendo para guardarlo?), bueno, pero eso no es lo que yo quería buscar, le saqué las cosas del bolso y arranqué el forro del fondo. Allí estaba mi mp3 aún grabando (sentí una mezcla de satisfacción (por lo buen espía que fui), y angustia (por lo que iba a escuchar), guardé sus cosas otra vez sin importarme el destrozo causado y bajé hasta el cuarto del computador con mi premio. La escuché salir del baño y llamándome para dormir, pero le contesté que tenía que terminar un informe y que me iba a demorar hasta la madrugada, ella protestó diciendo que tenía frío y que quería que la abrazara (esa era su forma de pedirme que le hiciera el amor). Pensé: -Que pasó aquí?,-Viene de toda una tarde de sexo y todavía quiere más?- ¡Será que se siente culpable y quiere darme el premio de consolación?. Esta situación es increíble! Estaré soñando todavía?.

Algo retorcido, un impulso que nunca había sentido, se despertó en mi cabeza: -Sería genial otra noche de sexo salvaje como la de la otra vez no?- Me dije en voz baja. Se dispararon todas las hormonas, neurotransmisores, fibras nerviosas, glándulas y órganos que tienen que ver con el impulso sexual, y mi cerebro se apagó. –Ya voy mi amor- respondí y subí como un zombie babeante y lujurioso. Karen me esperaba ya acostada, al entrar en la cama, la sentí desnuda y caliente, muy caliente, -Oye tienes fiebre?- le pregunté. – Si, y quiero que me la bajes haciéndome el amor mi Roncito- replicó. Yo iba a decir algo pero una boca húmeda se cerró sobre mis labios, y una lengua cual serpiente, empezó buscar y a enroscarse con la mía.

En ese momento perdí la voluntad, y sólo pensé en poseer a esa mujer desconocida como nunca en su vida lo haría nadie.

Le devolví el beso con mayor voluptuosidad, y seguí besándola ardientemente en su cuello hasta hacerla gemir, La acosté boca arriba, le tomé los brazos y se los pasé por encima de su cabeza, agarrándolos firmemente con mi mano derecha para que se sintiera atada y a mi merced. Al mismo tiempo, acaricié con mi mano izquierda sus senos, de manera firme pero sensual hasta que sus pezones parecieron de piedra (su respiración se agitó haciéndose entrecortada), luego mi mano siguió su camino sin descuidar ni un milímetro de su abdomen plano y firme, al mismo tiempo, mi boca ya ocupaba, en sus pechos, el lugar que había dejado libre mi mano. Mis labios con firmeza se apretaban, besaban chupaban esos maravillosos pechos mientras que mi lengua cual alas de mariposa, hacía crecer más aún esos pezones ya erectos. Luego, mi boca empezó un vaivén entre sus pechos, su cuello, sus brazos, sus manos y sus labios, que la hicieron estremecer y dar largos quejidos de aprobación, trató de soltarse, pero mi mano le atenazó firmemente los brazos contra su cabeza halándole un poco los cabellos, lo cual hizo que soltara un chillido: -¡Siiiii, Ron soy tuya!-.

Ese grito casi me hace perder el control y poseerla allí mismo, pero me controlé. Esa noche memorable, me iba a satisfacer con ella como siempre lo había deseado.

Mi mano izquierda, inquieta, empezó a jugar con su vello púbico, desenredándolo y abriéndose camino hacia una hinchada y muy mojada vulva, instintivamente y sin que Karen lo notara, olfateé aquel néctar de Dioses y no sentí rastros de olor a semen (-bueno, por lo menos usaron los condones, o usó una ducha vaginal-). La zurda empezó a acariciar aquel vórtice del placer, primero suave y delicadamente, y luego, al sentir el aumento de la humedad y los muslos abriéndose en actitud de entrega, mi mano se apretó a su vulva apoyando la palma sobre sus labios abiertos, el pulgar toqueteaba suavemente alrededor de su clítoris y los demás dedos se encargaban de apretar fuertemente todo el conjunto. El dedo medio se escabulló travieso hacia su ano y empezó a jugar allí, recibiendo como respuesta un fabuloso: -Ay si!- Y un: -Ven Roncito-(que significaba: penétrame ya!). Pero no, esta vez yo comandaba el barco, y lo iba a llevar a través de una tormenta.

Tomé control sobre mi mano y la llevé en un movimiento serpenteante a través de sus nalgas hasta su espalda quedando apretado ahora contra su vulva y ano mi brazo. En esta guisa de posición la apreté con mis brazos como un acordeón aumentando la presión de mi brazo izquierdo contra su periné y recibiendo como respuesta una serie de respiraciones profundas, gemidos y movimientos ondulantes del cuerpo de Karen, signos inequívocos de un orgasmo, la estrujé entre mis brazos sin piedad hasta que hubo terminado. Sin perder tiempo, mi lasciva boca ya se dirigía hacia su sexo aún humeante, al notar esto, Karen intentó liberarse y detenerme pero yo sin decir una palabra la atenacé con más fuerza, y sorprendentemente, ella se abandonó a mi voluntad, sus músculos se relajaron, cerró los ojos y abrió sus piernas, solté sus brazos y cambié de posición, sumergiéndome entre sus muslos.
Empecé a besar su pubis con besos gordos y pesados que no tuvieron ningún efecto, luego mi lengua se liberó y empezó a actuar por su cuenta, empezó a darle pequeños lameteos a la piel entre los muslos y la vulva, de adelante a atrás, de un lado y del otro, lo cual provocó pequeños movimientos hacia adelante de su pelvis, luego mi lengua empezó a empapar toda la piel alrededor de los labios mayores en un movimiento circular que partía de un lado(movimiento de pelvis), subía hasta el clítoris con un remolino de dos o tres vueltas alrededor sin tocarlo directamente (estremecimientos), bajaba al otro lado (apertura de muslos), hasta llegar al final de la vulva, subía por entre sus labios menores pero aún sin penetrarla (empujón de su pelvis buscando penetración), volvía a bajar y seguía con mi círculo lingual infernal. No tardó mucho en empezar a contorsionarse, gemir y suspirar, esta vez muy fuertemente y rogándome: -Ven Roncito, ven aquí-. Pero yo era oídos sordos, iba a disfrutar esa fruta por 15 años prohibida, hasta que me diera la gana, me iba a beber hasta la última gota de su ser. La última vez que bajé decidí hacer realidad una antigua fantasía, y seguí bajando hasta que mi lengua se encontró con ese pequeño agujero apretado y prohibido protegido por unos glúteos poderosos que dieron férrea resistencia acompañada de un: -Noo que haces!-, pero yo no iba a perder la batalla, solo bastó con subirle sus muslos contra su pecho y abrírselos más para acabar con la resistencia “gluteal”, y una mirada de: -¡Quédate quieta y cállate!-, para que guardara silencio y me dejara hacer.

Para mi sorpresa, empecé a notar relajación y entrega otra vez, gané confianza y renové mi círculo infernal, ahora ampliado, estupefacto, sentí como el ano se relajaba y dilataba, ante cada embate de mi lengua, por un momento sentí algo de asco pensando en los nuevos sabores que estaba a punto de recibir pero lo que sentí, al contrario, fue la sensación oral sexual más alucinante de toda mi vida, la mezcla del sabor salado del ano de mi Karen con el otro dulzón de la vagina, cumplir mi fantasía y la sensación de poder que tenía en ese momento y para rematar una mujer que gime, jadea, ruge, grita, se contorsiona cada vez que mi lengua penetra su ano, aprieta mi cabeza con sus muslos hasta casi reventar mis tímpanos, agarra mi cabeza y me hala los cabellos hasta casi arrancármelos y me grita: -Ron no puedo más, por favor, te lo suplico!- (traducción: Quiero que me entierres esa ver… y me cul.. hasta por los oídos!).

Listo está bien ya te penetro, pero había más tortura china, me puse mi condón y mientras seguía besando su vulva, fui subiendo, chupando gotitas de sudor de su vientre y de entre sus pechos y terminé con un beso invasor, para que probara el maravilloso sabor de sus propios fluidos. Con mi mano izquierda la tomé firmemente por el cuello y con mi mano derecha agarré mi pene y empecé a frotar mi glande dentro de su vulva en forma circular (la volvía loca con eso). Ella no lo soportaba, estaba a punto de llegar y quería hacerlo con una penetración profunda, me agarró las nalgas empujándome para que la penetrara, pero sus fuerzas no eran suficientes, hasta me enterró las uñas (mi primera experiencia de sadomasoquismo, me dolió. No me gustó), menos caso le hice, se la introduje solo hasta la mitad y seguí girándolo firmemente. Esa mujer rugía, hasta que con un hábil movimiento de lucha libre, me atenazó con sus piernas y me atrajo dentro de ella irremediablemente, al verme vencido, me uní al enemigo y la penetré profundamente, continué con mis movimientos circulares, ahora con mi pelvis y Karen inmediatamente llegó en un orgasmo impresionante, en medio de gritos tan estridentes que le tuve que tapar la boca, esto como que la excitó mucho más porque además, me llevó la mano izquierda hacia su cabello dándome a entender que quería que se lo halara, así lo hice y esta súper hembra estalló en otro orgasmo que se superpuso al otro, tenía los ojos desorbitados mirando al infinito, y se le salían las lágrimas, pensé que la estaba lastimando pero al ver los fuertes empellones que me daba con su pelvis aún estando debajo de mí, me di cuenta que estaba en el paraíso de los orgasmos y que simplemente ella tampoco podía creer que fuera multiorgásmica.

Pero yo seguía con mi plan, a esta hembra me la iba a gozar así fuera la última vez, me separé y le di vuelta, la puse en cuatro paticas y la penetré otra vez, ella estaba como mareada como borracha, automáticamente empezó a bombear fuertemente contra mí haciendo un ruido muy agradable al chocar los cuerpos, me incliné y con una mano le acariciaba sus pechos, mientras que la otra jugueteaba por los alrededores de su clítoris y su vulva abierta por mi ariete (del cual estaba muy orgulloso esa noche pues estaba funcionando a la perfección ya que sentía que podía hacer el amor por horas sin venirme). Ante estas caricias Karen aumentó sus embates y empezó a venirse nuevamente. Recuerdo que gritaba: -No lo puedo creer! , no lo puedo creer!-.

Yo tampoco me lo creía y enseguida pensé en hacer realidad otra de mis fantasías, la mano encargada de los pechos abandonó su lugar de trabajo, me incorporé un poco y la puse a trabajar en el anito de Karen. Mientras le escupía para lubricar la zona, el dedo pulgar masajeaba suavemente ese prohibido lugar, Karen todavía se estaba viniendo y su ano se contraía y dilataba con cada espasmo vaginal, a lo que yo aprovechaba para ir introduciendo mi dedo índice poco a poco hasta que penetró por completo. Estaba yo tan absorto en mi labor, contemplando ese maravilloso trasero que ahora se movía más lentamente, que no me di cuenta que Karen había abierto la gaveta del nochero, sacado el tubo de lubricante y me lo estaba pasando. El impacto fue tan grande que sentí mareos y mi cabeza grande y palpitante como la otra vez. Ni corto ni perezoso, destripé el tubito sobre el ano y aproveché para empezar a meter mi segundo dedo, lentamente, sentía como se contraía su esfínter al principio y luego se iba relajando, dejando entrar al fin mis dos deditos. Mientras estaba concentrado en esta deliciosa labor, otra sorpresita de mi esposa: se estaba masturbando!, el sueño de todo marido! Ver a su esposa masturbarse! Y encima penetrada, y encima abriéndole su traserito (Les confieso que en ese momento pensé que si mi vida sexual iba a seguir así, no me importaría que tuviera un amante). Ella se masturbaba primero, acariciando su vulva de adelante atrás y luego, con las yemas de los dedos se acariciaba muy rápidamente sobre el clítoris (De haber sabido... y yo que se lo trataba con tanto cuidado para no lastimárselo). Empezó a gemir otra vez.

El banquete estaba servido, saqué mi pene de su vulvita inflamada y apoyé mi glande sobre su ano ya dilatado, ayudándome con mi mano, fui empujando mi mástil poco a poco, con un poco de resistencia por parte de su ano pero sin ninguna resistencia de parte de ella, al contrario, estaba concentrada en darle durísimo a su clítoris, (parecía que estaba tocando el cuatro), y me ofrecía su maravilloso trasero arqueando su espalda.

Una vez el glande entró por el agujerito, me asusté, porque mi pene se introdujo muy rápidamente, su ano se había dilatado como por arte de magia, aunque más bien fue por arte del dedo que le había provocado otro orgasmo, empecé a bombearla lentamente, pero ella empezó a empalmarse a mí con furia, mientras llegaba, en ese momento pensé: -¿Oye yo que estoy haciendo con este condón puesto?-, Y en una de las sacadas me lo quité, se lo tiré en la cabeza y le dije: -Te voy a llenar este culito lindo de lechecita caliente mi hembra!- (Yo no le hablaba así a Karen durante el sexo, pero es que esa no era mi Karen). Nomás fue quitarme el preservativo y penetrarla para venirme a cascadas dentro de su ano y mientras llegaba, saqué mi pene y los últimos tres chorros de semen bañaron su cabello, su espalda y sus preciosas nalgas. (el semen hubiera sido terminar en su boca y que se lo tragara pero es que entre tantas maravillas se me olvidó. No saben cuánto me arrepiento).

Volví a penetrarla por su cálido culito, la acosté así, boca abajo y la abracé mientras terminaba de llegar dentro de sus entrañas y nos embadurnábamos de semen nuestros cuerpos. Permanecimos así como por dos minutos hasta que ella me dijo que le ardía, que se lo sacara, salió mi pene aún semi erecto pero muy orgulloso de haber cumplido con creces su misión. Karen se levantó rápidamente y fue al baño, y se dio un corto duchazo, salió empijamada y se acostó en su lado de la cama dándome la espalda. Yo, muy emocionado, quería comentar las proezas sexuales que habíamos hecho y volver a hacer el amor para experimentar otras cosas, pero me caí de la nube más alta al oír su voz estentórea diciéndome: -Mira todas las cosas que me hiciste hacer!- Y empezó a llorar –Me trataste como a una cualquiera!-. Me acordé de la canción del grupo Niche que dice: "Una vieja me dio un coco, señores. Me dijo que lo pelara" y con rabia le dije que yo no la había obligado a nada, que ella era la que me había llamado y que entonces esos orgasmos qué?, habían sido fingidos como las putas también?.

Muerto de ira, agarré mi pijama y bajé, vistiéndome, al cuarto del computador, me encerré y me dispuse a oír la grabación de la infidelidad de mi Karen.

FIN DE LA SEGUNDA PARTE, FALTA LA TERCERA.




Jdederle esta offline   Responder Con Cita
Los siguientes 3 usuarios agradecen a Jdederle por este mensaje:
baris1970 (20/01/12), Caesarivs (07/07/12), shadow6220 (08/04/13)
Antiguo 28/03/11, 02:48:43   #2
Usuario Master
 
Fecha de Ingreso: dic 2009
Ubicación: Venecia-Italia.
Edad: 28
Mensajes: 6.165
Temas: 169
Has agradecido: 136
Has sido agradecido 1.018 veces en 595 mensajes
Poder de Credibilidad: 864
Azul tiene una reputación que sobrepasa la famaAzul tiene una reputación que sobrepasa la famaAzul tiene una reputación que sobrepasa la famaAzul tiene una reputación que sobrepasa la famaAzul tiene una reputación que sobrepasa la famaAzul tiene una reputación que sobrepasa la famaAzul tiene una reputación que sobrepasa la famaAzul tiene una reputación que sobrepasa la famaAzul tiene una reputación que sobrepasa la famaAzul tiene una reputación que sobrepasa la famaAzul tiene una reputación que sobrepasa la fama
Reputación: 41143
Predeterminado Respuesta: La infidelidad de mi karen segunda parte

voy pa la tercera



__________________
Ayer te vi, eres exactamente igual a como te recuerdo.
Azul esta offline   Responder Con Cita
Antiguo 29/03/11, 02:09:22   #3
Baneado
 
Fecha de Ingreso: mar 2011
Ubicación: españa
Edad: 29
Mensajes: 3.550
Temas: 3539
Has agradecido: 0
Has sido agradecido 39 veces en 37 mensajes
Poder de Credibilidad: 0
evilsega tiene motivos para estar orgullosoevilsega tiene motivos para estar orgullosoevilsega tiene motivos para estar orgullosoevilsega tiene motivos para estar orgullosoevilsega tiene motivos para estar orgullosoevilsega tiene motivos para estar orgullosoevilsega tiene motivos para estar orgullosoevilsega tiene motivos para estar orgullosoevilsega tiene motivos para estar orgullosoevilsega tiene motivos para estar orgulloso
Reputación: 1360
Predeterminado Respuesta: La infidelidad de mi karen segunda parte

tsss buena



evilsega esta offline   Responder Con Cita
Antiguo 14/12/11, 15:29:56   #4
Usuario fiel
 
Fecha de Ingreso: nov 2010
Ubicación: Sureste Mexicano
Edad: 35
Mensajes: 239
Temas: 210
Has agradecido: 0
Has sido agradecido 30 veces en 24 mensajes
Poder de Credibilidad: 40
telmun tiene motivos para estar orgullosotelmun tiene motivos para estar orgullosotelmun tiene motivos para estar orgullosotelmun tiene motivos para estar orgullosotelmun tiene motivos para estar orgullosotelmun tiene motivos para estar orgullosotelmun tiene motivos para estar orgullosotelmun tiene motivos para estar orgullosotelmun tiene motivos para estar orgulloso
Reputación: 1275
Predeterminado Respuesta: La infidelidad de mi karen segunda parte

tienen el link de la tercera?????''

Ya la encontre La infidelidad de mi Karen. Ultima parte



__________________
Por un porno mejor
http://mamihot.blogspot.com/
telmun esta offline   Responder Con Cita
Antiguo 21/12/11, 15:19:49   #5
Usuario Novato
 
Avatar de vanvan100
 
Fecha de Ingreso: oct 2011
Ubicación: en mi casa
Mensajes: 50
Temas: 36
Has agradecido: 12
Has sido agradecido 20 veces en 13 mensajes
Poder de Credibilidad: 26
vanvan100 es algo digno de contemplarvanvan100 es algo digno de contemplarvanvan100 es algo digno de contemplarvanvan100 es algo digno de contemplarvanvan100 es algo digno de contemplarvanvan100 es algo digno de contemplarvanvan100 es algo digno de contemplar
Reputación: 785
Predeterminado Respuesta: La infidelidad de mi karen segunda parte

ta cool la historia



vanvan100 esta offline   Responder Con Cita
Antiguo 27/01/12, 13:18:04   #6
Usuario Novato
 
Fecha de Ingreso: ene 2012
Ubicación: guatemala
Mensajes: 97
Temas: 80
Has agradecido: 0
Has sido agradecido 5 veces en 5 mensajes
Poder de Credibilidad: 15
jaydiem es como un diamante en brutojaydiem es como un diamante en brutojaydiem es como un diamante en bruto
Reputación: 269
Predeterminado Respuesta: La infidelidad de mi karen segunda parte

calidad buena historia



jaydiem esta offline   Responder Con Cita
Antiguo 08/02/12, 16:29:34   #7
Baneado
 
Fecha de Ingreso: mar 2011
Ubicación: Argentina
Mensajes: 179
Temas: 4
Has agradecido: 0
Has sido agradecido 11 veces en 8 mensajes
Poder de Credibilidad: 0
thrymio tiene un espectacular aura a su alrededorthrymio tiene un espectacular aura a su alrededorthrymio tiene un espectacular aura a su alrededor
Reputación: 225
Predeterminado Respuesta: La infidelidad de mi karen segunda parte

Muy bueno



thrymio esta offline   Responder Con Cita
Antiguo 29/02/12, 14:11:59   #8
Usuario Nuevo
 
Fecha de Ingreso: feb 2012
Ubicación: Colombia
Mensajes: 21
Has agradecido: 0
Agradecido 1 vez en 1 mensaje
Poder de Credibilidad: 0
PerseoEric tiene un espectacular aura a su alrededorPerseoEric tiene un espectacular aura a su alrededor
Reputación: 150
Predeterminado Respuesta: La infidelidad de mi karen segunda parte

jajajaj



PerseoEric esta offline   Responder Con Cita
Antiguo 23/03/12, 08:10:26   #9
Baneado
 
Fecha de Ingreso: mar 2012
Ubicación: USA
Edad: 24
Mensajes: 1.083
Temas: 4
Has agradecido: 0
Has sido agradecido 94 veces en 24 mensajes
Poder de Credibilidad: 0
kingporn9x es algo digno de contemplarkingporn9x es algo digno de contemplarkingporn9x es algo digno de contemplarkingporn9x es algo digno de contemplarkingporn9x es algo digno de contemplarkingporn9x es algo digno de contemplarkingporn9x es algo digno de contemplar
Reputación: 775
Predeterminado Re: La infidelidad de mi karen segunda parte

Gracias, esta muy chevere.



kingporn9x esta offline   Responder Con Cita
Antiguo 17/04/12, 18:53:25   #10
Usuario Nuevo
 
Fecha de Ingreso: abr 2012
Ubicación: México
Mensajes: 10
Has agradecido: 0
Has sido agradecido 0 veces en 0 mensajes
Poder de Credibilidad: 0
Chinto69 no se le puede calificar en este momento
Reputación: 5
Predeterminado Re: La infidelidad de mi karen segunda parte

Muy buen relato, deja a uno en suspenso



Chinto69 esta offline   Responder Con Cita
Respuesta

Etiquetas
de, infidelidad, karen, la, mi, parte, segunda


Usuarios activos actualmente viendo este tema: 1 (0 miembros y 1 visitantes)
 
Herramientas
Desplegado



El uso horario es GMT -5. La hora actual es: 04:15:51
Powered by vBulletin™ Version 3.8.6
Copyright © 2014 vBulletin Solutions, Inc. All rights reserved.
Traducción por vBHispano
vBulletin Skin by CompletevB
HagalePues.Net 2008 - 2014
SEO by vBSEO ©2011, Crawlability, Inc.