El hombre que quiso ir a Auschwitz - Hagale Pues
Header Hágale Pues
Retroceder   Hagale Pues » Foros de conversación » Educativo » Noticias
Portal Foro Temas de Hoy Registrarse Buscar




El hombre que quiso ir a Auschwitz



Respuesta
Herramientas
Antiguo 29/01/10, 13:51:34   #1
Owner
 
Avatar de Rasquinball
 
Fecha de Ingreso: oct 2008
Ubicación: Bogota
Edad: 23
Mensajes: 20.909
Temas: 12205
Has agradecido: 1.291
Has sido agradecido 12.099 veces en 3.300 mensajes
Poder de Credibilidad: 7594
Rasquinball tiene una reputación que sobrepasa la famaRasquinball tiene una reputación que sobrepasa la famaRasquinball tiene una reputación que sobrepasa la famaRasquinball tiene una reputación que sobrepasa la famaRasquinball tiene una reputación que sobrepasa la famaRasquinball tiene una reputación que sobrepasa la famaRasquinball tiene una reputación que sobrepasa la famaRasquinball tiene una reputación que sobrepasa la famaRasquinball tiene una reputación que sobrepasa la famaRasquinball tiene una reputación que sobrepasa la famaRasquinball tiene una reputación que sobrepasa la fama
Reputación: 374318
Thumbs up El hombre que quiso ir a Auschwitz


Cuando millones de personas habrían hecho hasta lo imposible por escapar los horrores del campo de concentración de Auschwitz, un soldado británico se infiltró para ver con sus propios ojos qué estaba ocurriendo y poder contárselo a las autoridades del Reino Unido.

Cuando se cumplen 65 años de la liberación de las más de 7.000 personas que sobrevivieron una de las peores pesadillas del Holocausto, BBC Mundo les trae esta excepcional historia.

Denis Avey combatía en el frente durante la Segunda Guerra Mundial cuando fue herido y capturado por los soldados alemanes en el norte de África.

Fue mandado al campamento para prisioneros de guerra británicos que se encontraba junto al campo de concentración de Auschwitz, el más grande creado por los nazis.

Por ser prisionero de guerra, o POW como se les conoce en inglés, estaba protegido por el Convenio de Ginebra.

Los nazis no podían torturar a los POW y debían tratarlos con humanidad, palabra que no conocieron los más de seis millones de judíos que fueron aniquilados en las cámaras de gas y en los crematorios alemanes.

Denis era entonces un joven pelirrojo con un grado de valentía que lo llevo a hacer cosas extraordinarias, de las que hasta ahora no había hablado nunca.

Detrás del muro

"No había día en el que no murieran hombres", recuerda Denis.

"Solía preguntar: ¿cómo está Franz hoy? y me contestaban: Subió por la chimenea anoche".

"Esa era la actitud que había, tan impersonal. Pero quería saber más, quería saber qué ocurría. Sabía que tenía que haber una respuesta y quería ser testigo de ella", explica Denis.

Su plan era descubrir qué pasaba detrás de los muros del campo para después informar a la Oficina británica de Guerra, a través de cartas codificadas que le mandaría a su madre. Pero para ello necesitaba verlo con sus propios ojos.

Su idea fue intercambiarse por un día con un preso judío con el que había trabajado y en el que confiaba.

"Estaba seguro que era un hombre decente y que cumpliría lo acordado. Nos intercambiamos la ropa. La de él estaba inmunda, llena de piojos y quién sabe qué más".

Un lugar diabólico

Han pasado más de seis décadas pero el soldado británico no olvidó aquella noche. Su testimonio es único: la descripción de una persona ajena al campo de concentración, desde adentro.

"La sensación que tuve no se puede comparar con nada en el mundo. Era el infierno en la Tierra. Fue horrible. Por la noche, el hedor era insoportable. Se oían gritos. No pude dormir en toda la noche. Auschwitz era un lugar diabólico de donde nacía el mal. Había una presencia maléfica que impregnaba todo".

El intercambio ocurrió en dos ocasiones antes de que el prisionero judío muriera en la cámara de gas unos meses más tarde.

Pero Denis conoció a otro prisionero, Ernest Lobethall, al que ayudó pasándole de contrabando uno de los bienes más preciados en el campo de concentración: cigarrillos.

Denis se puso en contacto con la hermana de Lobethall por correo codificado para que le mandara cajetillas de tabaco.

"Los cigarros eran más valiosos que el oro en Auschwitz. Era dinero virtual. No tenían precio, eran como una pastilla de jabón, que valía una fortuna. Conseguí 200 cigarrillos que le fui entregando poco a poco", comenta Denis.

Reencuentro

Su esperanza era que los cigarrillos le aliviaran la carga. Y así fue, sólo que hasta hace poco Denis pensó que su amigo no había sobrevivido la pesadilla.

Pero Ernest Lobethall fue liberado tras la derrota de Hitler.

Vivió hasta los sesenta y siete años. Murió en 2001 rodeado de sus hijos y con un pasado lleno de recuerdos felices.

BBC pudo encontrar a Susan, la hermana de Ernest, para que conociera a Denis.

Juntos pudieron ver por primera vez un video en el que salía Ernest, grabado por la Fundación Shoah en 1995 sobre historias de supervivientes.

"Sabía que estaba esperando por su colilla pero me dio la mitad de su cigarillo. Me preguntó cómo me llamaba. Nos presentamos y me dijo que le llamaban 'pelirrojo' (ginger, en inglés)", cuenta Ernest.

"Me dio una carta, 10 paquetes de cigarrillos y una barra de chocolate de parte de mi hermana. 10 paquetes de tabaco eran como si tuviera el control del centro Rockefeller".

Gracias a este video, Denis supo cómo unas cajetillas de cigarros le ayudaron.

"Las suelas de mis zapatos habían empezado a romperse así que cambié dos paquetes de tabaco por unas nuevas, lo que me ayudó a aguantar la Marcha de la Muerte en 1945", explica Ernest.

La Marcha de la Muerte fue una de las últimas atrocidades de la maquinaria nazi, que obligó a los prisioneros a recorrer largas distancias en pésimas condiciones para llegar a campos de concentración en el interior de Alemania cuando el Tercer Reich estaba al borde de la derrota.

Con este plan los nazis intentaban prevenir que los prisioneros cayeran en las manos de los aliados y contaran los horrores que habían sufrido.

"Los prisioneros caían como moscas. Algunos sólo pudieron andar cinco o seis kilometros. Algunos aguantaron algo más, pero cuando se cansaban y no podían seguir les disparaban, sin peros ni excusas", recuerda el ex prisionero judío.

Tras ver la cinta en la que aparecía su ahora difunto amigo, Denis exclamó: "Me alegro de que se acordara de mí. Compartimos muchas cosas y eso hacía que el día fuera más agradable".

Desafortunadamente, el encuentro tuvo lugar demasiado tarde para Ernest, quien murió sin saber el nombre del soldado al que le decían "Pelirrojo", cuya valentía le salvó la vida.




__________________


Para mayor información
Comunidad HP

www.hagalepues.net
www.hagalepues.net/Modelos

www.hagalepues.net/Videos

Móvil: 3116252334
PIN: 791BCB8D
Rasquinball esta offline   Responder Con Cita
Respuesta

Etiquetas
auschwitz, el, hombre, ir, quiso


Usuarios activos actualmente viendo este tema: 1 (0 miembros y 1 visitantes)
 
Herramientas
Desplegado



El uso horario es GMT -5. La hora actual es: 02:26:14
Powered by vBulletin™ Version 3.8.6
Copyright © 2014 vBulletin Solutions, Inc. All rights reserved.
Traducción por vBHispano
vBulletin Skin by CompletevB
HagalePues.Net 2008 - 2014
SEO by vBSEO ©2011, Crawlability, Inc.